1/2/09

MANIPULADORES DE EMOCIONES

Hay personas con una especial habilidad para manipular los sentimientos de los demás, artistas en aprovecharse de las debilidades del prójimo. Intimidan con suavidad. Una pregunta que comienza diciendo "¿Usted no será de ésos que ...?", sin duda intenta coaccionar. El halago puede convertirse en el antecedente de la vergüenza. En una conversación, una persona elogia encendidamente a otra -que por esa razón se siente de alguna manera en deuda afectiva con ella- y, a continuación le atribuye una opinión que es la del hablante, pero no la del elogiado. El manipulador quiere así forzarle a que corrobore su punto de vista. El manipulado tiene que decir "No, no pienso lo que me estás atribuyendo" con lo que ha de enfrentarse doblemente a la otra persona. En primer lugar, diciéndole que se ha equivocado, en segundo lugar, haciéndola cambiar de idea sobre él. Otros son muy hábiles en suscitar injustos sentimientos de culpabilidad, o de piedad peligrosa, o de dependencia amorosa. O emiten mensajes contradictorios -de amor y desamor, de acercamiento y lejanía- que aturden a la víctima, que teme equivocarse, ser injusta, hacer daño, y ese miedo a ser verdugo la condena a ser víctima. Todo seductor o seductora es un manipulador afectivo.
El talento para ridiculizar es otro gran poder intimidador, porque el miedo a la vergüenza es poderosísimo. Ridiculizar, avergonzar, humillar es un castigo terrible. Y, por lo tanto, quien tiene la posibilidad de aplicarlo es poderoso.

José Antonio Marina. Anatomía del miedo. Un tratado sobre la valentía,
Anagrama Col. Argumentos.
Hay momentos de lectura en los que de golpe te ves retratado.

6 comentarios:

Stultifer dijo...

Yo creía que sólo había manipuldores de alimentos. Y tienen carné.

Soportándome dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Me ha parecido genial. A veces nos encontramos con personas así, y es cierto que tienen poder.

Stanley Kowalski dijo...

Los manipuladores son, en general, personas muy inteligentes, pero creo que siempre para que haya un manipulador tiene que haber un manipulado, y llega un punto en que el manipulado sabe lo que le sucede, pero por algún juego psicológico, se siente cómodo y no hace nada por rebelarse.

Un abrazo.

Thiago dijo...

CAri, te ves retratado? o te ves afectado? Eso no me queda claro.

bezos

pe-jota dijo...

Por desgracia hay muchos manipuladores, y cuando te das cuenta ya has caído en sus trampa.

BIRA dijo...

Pues es un texto que me viene que ni pintado para la relación que he tenido y quizás tengo con algunas personas. Aunque lo de ridiculizar a los demás no va conmigo. Será que no me gusta hacer a los otros lo que no quiero que me hagan a mí.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin