22/8/10

DEL DIARIO IRLANDÉS V: Una entrevista con el artista conceptual Shysh

Desde el plató callejero de Festival Tv. Transcripción del audio por extravío del canal video.

Presentadora (P): En el programa de hoy tenemos a un onvre que lleva más de diez días durmiendo en dormitorios comunitarios en albergues all over the west of Ireland. Wellcome Shysh Calvorota.

Shysh Calvorota (SC): Hi ya!!

P: Díganos, Shysh, ¿cómo se le ocurrió la experiencia?

SC: Bien barra well. Llevo años experimentando con los olores públicos y los privados y en esta nueva experiencia mezclo los dos ámbitos. Es algo que hacía tiempo que tenía en proyecto y ahora mismo con la crisis del helado -quicir del arte- me ha venido bien porque no están los presupuestos para muchos ceros y a los sponsors es más fácil convencerles con demandas pequeñas para que la cosa les salga baratica.

P. ¿Cómo has llevado a cabo tu proyecto?

SC: Pues todo empezó con unas reservas en la central de IYHA via An Oigé, la rama irlandesa del hostelerio juvenil oficial- Yo les detallé mi itinerario y ellos me buscaron el alojamiento. Luego en cada uno de los hostels he ido recogiendo documentación olfactiva, registrándola y envasándola usando técnicas tradicionales de fijado de esencias en tubos de glicerina estéril. Ahí estarán para el dia que decida extraerlas y exponerlas.

P: ¿Alguno de los albergues tenía algo especial? quicir... ¿ hay un olor alberguero irlandés?

SC: Hay ciertos olores curiosos... A ver si puedo describirte alguno...  Humm... Piensa en un prado verde con esas florecillas pequeñas y blancas que desprenden ese olor suave, como de miel pero que al cabo de los minutos las notas olfactivas evolucionan hacia algo parecido al pis humano, algo rancio que en cuestión de algunos minutos más deviene en insoportable para las glándulas olfativas. ¿Me sigues?

P: Humm me cuesta pero creo que sí...

SC:  Pues además del olor de la miel, el casi pis y el olor insufrible, las habitaciones alberguiles irlandesas tienen unas notas de fondo mantecosas (de mantequilla derretida, esto es), una presencia de madera antigua en las notas largas, con algo de humo de turba y finalmente la leve pero insistente presencia del olor de moqueta poco limpia.

P: Oh, vaya, nos has dejao lucinaos Shysh. Qué categorie de convidé que tenemos today. Lo suyo no es una nariz, eso es una trompa de falopio. Ou mai god.

SC: Sí, lo reconozco: my nariz is un prodigiou. jur jur jur...

P: ¿Crees que el olor de los espacios ha cambiado a lo largo de la historia?

SC: Oh, claro. Imagina un albergue del siglo equis equis, años 70. En aquel entonces la gente empezaba a vestir con fibras artificiales y las habitaciones llenas de hippies debían echar un tufo a sobacazo cebolletero que ahora seria vintage pero que entonces habría sido una bomba en stand by. Ahora mismo en las habitaciones puedes oler el producto de todo lo que te decía antes y además las secreciones orgánicas de gente más limpia pero que viste con tejidos tecnológicos que convierten el olor de sudor en olor inorgánico. Mesplico. Imagina una habitación en donde van a dormir diez tiparracos que se quitarán sus botas forradas de thinsulate o goretex, sus calcetines de microfibra que expulsan el sudor y secan  muy rápido, sus forros polares etc. A pesar de que todos se habrán duchado esa mañana, cuando todos esos productos empiecen a soltar las partículas olorosas retenidas se va a generar algo nuevo para los olfatos. Y ese algo no será olor de axila o a pies queseros. Será más bien algo parecido a palomitas revenías o gusanitos de aperitivo, de esos baratos sin gusto a nada especial, esos que son un engaña bocas y que tienen ese olor tan especial y no terrenal sino más marciano. Pues ese olor podría ser el que domina hoy en las habitaciones alberguiles. Y fijate tú si ha cambiado en cuarenta años: de cheese and onion a gusanitos de petróleo. Ya know what I mean?

P. Está claro que el artista sabe de lo que habla. ¿Para cuando la exhibición pública del estudio?

SC: Bueno, ya tengo el diseño del espacio, un perfumero de Grasse está trabajando en los olores y estoy en negociaciones con el MALBA i el  Arts Fanta Monica para el montage y exposición pública así como para poder editar el estudio en los dos próximos años. Una cosa está clara: los visitantes de la instalación llevarán  monos de papel aislantes para evitar que sus olores corrompan el sentido de la obra.

P: Pues muchas gracia y muchos éxitos le deseamos a Shysh Calvorota y nos despedimos hasta la edición de mañana de Festival TV. See you tumorro. Ah y recuerden, vayan de exposiciones y al teatro, so joíos que no toda la cultura va a ser fumbol.

(Dedicado a Vall-llu)

4 comentarios:

Stultifer dijo...

Por lo mismito existe el botafumeiro en Santiago. Tanto peregrino y tanto olor mezclado (como el de una disco gay en noche de sábado) solo consiguen "amofetear" cualquier espacio cerrado.

Josep Mestres dijo...

Ay mi amol, si tu serias un "perfumista" maravilloso, bueno paras mi ya lo eres de maravilloso, a pesar de tu nariz....

celi dijo...

... me has hecho recordar mi época interrail... aix, ...
bsitos tejeriles :*

Carabiru dijo...

Tan horriblebleble es????
Jejejeje, a pesar de todo, recomiendas la experiencia?

:)

Aunque no he comentado mucho, me he seguido pasando por aquí, eh?

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin