16/7/10

CRONICA DE UN DIA A CUERPO DE REY

Anteayer Laura va y dice:
-Necesito a alguien que esté de vacaciones.
Varias miradas se dirigen hacia mí.
-Emmm... Yo bisbooooo.
-Pues es que tengo sesión en los baños àrabes y luego comida degustación.
-Cómorl?
-Que si te quieres venir a los baños àrabes y luego a comer???
-Esto....-dice el escocés/catalán que habita en mi- y cuánto me va a costar la cosa?
-Te estoy invitando. Es gratis.
-Ehem.... sin dudar quiérote acompañar. Siiiiii.

Ayer.
Casi llego tarde. Laura me esperaba escarchofada en un mega sillón en la recepción de los baños.
Entramos y nos explican el funcionamiento. Silencio, velicas por doquier, una semiclaridad muy agradable.
En los baños propiamente dichos encontramos:
Una piscina de agua salada en la que se flota pero no del todo. Un jacuzzi con paredes de cristal para no interferir con el sonido del borboteo en las demás zonas. Aquí en el Milchorros huele un poco a armario húmedo y cerrado. Algún producto que pondrán en el agua, seguro. Junto a estas dos piletas, una zona para masajes.
Dos zonas de descanso a continuación de la pscina salada, ténuemente iluminadas, con mesitas con agua y té, más velas y celosías. La música arabesca suena y si te dejas transportar podrias estar en Marrakech o Istambul. El caldarium o piscina de agua caliente está rodeado por dos frigidariums o piscinas de agua fría una y fucking muuuy fría la otra. Al fondo está la piscina templada, más grande que las demás y con mayor éxito de público. Entre la zona de descanso del té y la zona de descanso de las piedras calientes, un hammam con su fuente auténtica de varios siglos de antigüedad.
Personal pululando, pidiendo silencio, ya se sabe que en este territorio hablamos más alto que en las Escandinavias. Grupos de dos, tres y cuatro amigüitos van de zona en zona, de piscina en piscina, ahogando grititos cuando la temperatura se dispara para arriba o para abajo.

Llega la hora del masaje. Nos dirigen hacia las piedras calientes, unos poyetes a un metro de altura, nos acomodan con toallas enrolladas bajos los talones, bajo las rodillas, en el cuello. Alguien se acerca sigilosamente y te susurra el tipo de masaje que has pedido. Lenta y suavemente empieza a manipular primero la cara, luego el cuello con unas manos que podrían estar tratando cristal frágil. Qué maravilla. Así, así, sigue ahí, que está como una piedra (la masajista se empeña en aliviar mis contracturas de lustros). Y a fe que algo logra. Luego masajea mis pies lo cual es placentero pero prefiero cuando vuelve a la base de mi cuello.
Transcurren varios minutos después de haberse acabado el masaje y la masajista me dice que si quiero me puedo incorporar, que mi compañera hace ya buen rato que se ha ido. Ay jamía, es que me hablabas tan en susurros y estoy tan a gusto que pensé que me podría quedar aquí hasta la noche.

digital sketch shysh 2010


Salir al exterior es chocar con la realidad. Pero afortunadamente no hacía tanto calor como en los días anteriores. Nos dirigimos acto seguido a comer. El local es una bodega muy fina de mucho disseny que ofrece catas y degustación. Pero lo que nosotros queremos es comer. Cuando rechazo el vino blanco y pido uno tinto, el camarero dice que en seguida y en seguida se olvida. Eso contando que eramos los dos únicos clientes en el local dice mucho de su dedicación. La charla con Laura es muy agradable y a la vez interesante. A pesar de hacer muy poco que nos conocemos la familiaridad es moito gostosa.
Tras el primero (una ensalada de estilo francés, con cositas duras y pera y cereza y cremilla de aliño), pedimos una segunda copa de vino que al camarero le vuelve a costar escanciar un buen rato y tras una segunda petición. El pescado está gustoso aunque un poco seco. La selección final de quesos es una delicia, acompañada por un oporto dulce en copa generosa que acaba por achisparnos.  Postre de helado con salsa de vainilla y caramelo y a eso de las 4 y pico abandonamos el local.

Le vuelvo a dar las gracias a Laura por tan genial plan y le digo que le debo una.
Para cuando vuelva de los States.

7 comentarios:

Vanity dijo...

Buen plan, buen rollo, faltaba una buena orgía bisexual en los baños. Pero el masaje no pinta nada mal.

Saludos,

VD

greta dijo...

No tienes suerte ni na, a ti el miércoles se te apareció la virgen, en forma de propuesta ocio lujoso, jejeje, si es que este año ha sido espectacular creo que nos hemos encontrado un grupo cojonudo.

albis dijo...

Quina soooooooort! Jo vaig estar fa poc als banys àrabs, són una meravella.

Stultifer dijo...

Saber vivir...

Thiago dijo...

jaja lo que se dice a cuerpo de rey, cari.. y aún encima de gorra, jaaj no se puede pedir más, jaaja

Es que no hay nada como la buena vida... Claro que la buena vida es cara, hay otra más barata pero no es vida, jaja


bezos.

AntWaters dijo...

A que es sospechoso cuando hablan de cosas y cosas, masajes y rosas y ná de dinero jajajaja.... Una vez tocó en casa un hombre de mediana edad; venía con su carpeta me preguntó que qué agua usábamos en casa... hummmmm, yo le dije, él me dijo, me informó de marcas con mala mineralización taliquecuá; yo sólo podía pensar, "¿pero qué me estás vendiendo?", ¿agua, grifos, alguna movida para filtrar el agua? Y no vendía nada, Shysh, qué cosas.... volví a la cocina donde taba lobito jaciendo de comé y tuve que decirle: "nada, no vendía nada" y lo vimos por la ventana alejarse, aquel hombre, quizás el único jajajaaj

Besos (la palabra de verificación es "tricout":)

pe-jota dijo...

Y es que si no fuera por esos momentos .....

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin