13/7/09

ARQUEOLOGÍA POP XXXV. GAY AND LESBIAN PULP FICTION

Ya dije que hay libros que me interesan por la portada.
En la literatura de expositor (de estanco, de supermercado, de kiosko) la portada era el mejor marketing. Ella sola tenía que hacer que la mano del posible lector eligiera un libro y no otro puesto que esos libros no iban a ser reseñados o publicitados en ninguna revista o periódico. De ahí que el trabajo de los ilustradores se volvía esencial. No puedo dar nombres de esos artistas ya que no acostumbran a constar en los documentos que he consultado.

Las miradas de los dos hombres pueden estar diciendo: En cuanto se tranquilice vengo y hablamos de lo nuestro.

Aquí al ilustrador se le ha ido la pinza con el dedito meñique.

Fiesta Fiesta Y quizás alguno sea activooooo.

Buscó al hombre perfecto en el mundo gay. Encontró un montón de hombres repeinaos.

Este arco de la sauna es de lo más sugerente.

Nótese el uso de los puntos suspensivos... El mundo de las les... el culto furtivo de amores extraños e intensas pasiones.



Él era el delicado estimado del dormitorio.


Las colecciones populares de bolsillo que nacieran en los años treinta del pasado siglo en Inglaterra (Penguin Books) y los Estados Unidos, herederas de los folletines por entregas del XIX, incluyeron todo tipo de géneros. Desde la divulgación hasta el terror, pasando por historias románticas y vidas no ejemplares. En la década de los cincuenta se produce una liberalización de contenidos gracias a unas leyes más permisivas y son cada vez más numerosos los títulos en los que se dejaba intuir que la historia tenía algo que podía ser novedoso, palabras que los que las supieran leer sabrían entender (Twilight/crepúsculo, ahora tan de moda entre la juventud, invitaba a zona poco clara según puedo inferir).


Las portadas ilustradas explicaban también el contenido. Dicen los que han estudiado el fenómeno que las gay pulp ayudaron a muchos hombres y mujeres a no sentirse solos, a pensar que otros vivían sus mismos problemas, historias parecidas. Más tarde ofrecerían modelos de vida. Aunque una lectura actual de las líneas impresas en portada para llamar la atención pueda llevar a pensar que alguien las redactaba con mala baba. De ahí que el tono de esta entrada haya pasado de ser serio en una v.1 a guasón en esta versión, en la que he incluido los pies de foto.


Una inspección atenta a las ilustraciones nos muestra que las miradas de los personajes raramente se encuentran, que las mujeres sospechan de sus hombres, que había tragedia. No sé si este rasgo es subliminal o no pero da que pensar. En los años setenta las portadas evolucionan, se hacen más explícitas y crece el número de libros con contenido erótico. Vamos, de lectura a una mano.



La ciudad y el pilar de sal
de Gore Vidal y La habitación de Giovanni de James Baldwin, dos grandes novelas muy avanzadas a su tiempo, tuvieron ediciones pulp.


Como decían en El celuloide oculto (un documental muy interesante sobre la presencia de los gays en el cine clásico de Hollywood) los personajes gays tenían que ser atormentados y si era posible, pagar con la muerte o abandonando sus deseos. En algunos de estos libros podría ser que el mensaje fuera parecido. Eso ya se acabó. Como el frotar ;-)

Pulp Friction. Un estudio del género realizado por Michael Bronski


consulta:
outhistory.org
flicker.com
wikipedia.org
special.lib.umn.edu
johncoulthart.com
hangfirebooks
dsloan.com
stuartsanford
duke university library
ianyoungbooks

Quieres ver una lista co-producida de literatura de temática gay en sietevidastienelgato? <- esto es un linkwithin casero.

7 comentarios:

ixilik dijo...

Muy interesante, divertido el post. La verdad que el español que consiguiese una portada de estas en esos años la sobaria mucho :)

Carabiru dijo...

Muy interesante, a la par que divertido.

anapedraza dijo...

¡Muy interesante!

Quien consiguiera algún ejemplar en la España de hace 40 años se jugaba el pellejo.

Yo estoy recordando el mismo género pero de libritos para adultos heteros, los leía mi tío y los coleccionaba. El caso es que siempre elegía el que tenía la portada más sugerente, y alguna vez dediqué algún rato a leerlos, no terminé ninguno porque no me gustó lo que leí (demasiado superfluo, un tostón), pero el propósito por el que estaban escritos no era para ganar el Nöbel de literatura.

¡Un abrazote!

MIGUEL

AntWaters Daza dijo...

Quizás sea por la época, o qué sé yo, pero tanto la primera portada como otras, recuerdan a "la soga", de Hitchcock; huuummm, la verdad es que no lo había pensado, que como ya se publicita de otro modo los libros, se descuida baaaastante el diseño de la cubierta... Recuerdo a una escritora que comenzaba; eso era antes de ser odiada y querida.. en que, bueno, promocionaba su libro diciendo "cómprelo, que le quedará fantástico en el salón", y sí, la cubierta era muuu bonita; más es más, que dien por ahí

Besos

Thiago dijo...

jaj que post tan divertido, cari, y vaya labor de búsqueda y expurgo, no me extraña que hayas puesto hasta bibliografía, jaja Está genial. Me recuerdo mucho a lo que se vive ahora en Madrid en la música de los veranos de la villa: metallica, Dogerty, Mariane Faitfull, etc... etc.. (bueno, bien escritos, claro) jaj Menos mal que nos queda el festival de Benicasim.

Cari, que la foto la saqué de un blog: http://blogs.gamefilia.com/rikkuinthemiddle/17-10-2008/14622/silent-hill-4-the-room-innovar-no-siempre-es-bueno

Bezos

TH dijo...

Mas que interesante, me ha producido una exicitación que no sabría si pertenece a la calor que hace.

Últimamente todo el mundo habla de la gripe A, el bebe de Dalilah, el circo de los hijos de M.Jackson y del ecuador de la crisís. ¿Ya no hay nadie que solo hable de la calor que hace?

pe-jota dijo...

Me recuerdan a las portadas de las novelas de Zane Grey, jejejejejeje, en otro sentido, como se llamaba aquella editorial con ese tipo de portadas....... Molino, eso editorial Molino.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin