28/11/06

"...A VECES OIGO VOCES..." 2
Curioso. El domingo, mientra desayunaba me puse a leer el artículo de Enrique Vila-Matas en El País. Él sube al autobús 24 y se dedica a anotar las frases que oye de los demás pasajeros. Teme que al no ser la primera vez, los pasajeros guardarán silencio para evitar salir en sus crónicas. Lo que me llama la atención es la coincidencia en el interés por lo que oímos. La diferencia es que yo no voy con la libretita anotando las cosas, pero igual no es mala idea. Luego si se da el caso lo comparto contigo, si es que me lees. He He ;-p
Estas son algunas de las frases que EV-M incluye en su artículo Ladrón de autobús:
"En la vida hay que saber soportar las injusticias hasta que puedas cometerlas tú mismo".
"Vamos servidos de huesos".
"Le regalé unas magnolias y no me lo perdonó nunca"
Y la mejor, allí donde está el misterio del que hablaba en ..A veces...: una mujer habla por el móvil:
"Voy a bajarme ahora, en Fontana.Tengo 48 años, pero no sé si los aparento. No soy guapa ni fea. No ha de ser difícil que des conmigo". ¿Iba esa mujer a una cita a ciegas?¿Cómo había contactado con la persona con la que hablaba? ¿Dónde irían y qué iban a hacer? Otra historia de la que sólo los protagonistas conocerán el inicio, el nudo y el desenlace.
Ahora recuerdo un par: En el super, hablando por el móvil una señora le dice a quien esté al otro lado: "Dale un golpe a la carne que está en el microondas". ¿Qué habría hecho la pobre carne para merecer el castigo?¿El microondas era una cárcel provisonal?¿Había tenido un juicio justo?¿Era ternera, cerdo, pollo, avestruz, conejo?¿Es eso violencia doméstica?
Y la segunda, oída en una oficina. La recepcionista habla por teléfono: "No. Hoy no ha venido. (Silencio) Sí claro, si mañana viene, vendrá." ¿Horario laboral más que flexible? ¿Trabajador/a con contrato muy muy temporal?¿Intentaba la recepcionista demostrar que sabe conjugar verbos?¿Dónde estaba y qué estaba haciendo esa persona ausente? Historias que no lograremos conocer completas.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta oir las conversaciones en la calle, en el metro. La mejor es la que escuché hace poco en la calle Tallers:
No es cierto que mi madre te mire mal, es que es bizca.

guille dijo...

hola shysh ! gracias por pasar por mi blog y comentar. pones muchas cosas interesantes aqui.
a mi tambièn me gusta oir los trozitos de charlas, un poco de dejan conocer las personas, un poco de dejan inventar las historias...
encantado de conocerte!

Anónimo dijo...

Con una frase, así suelta, sin saber de qué, de donde o a quién va dirigida, se pueden crear miles de historias en la cabeza de quien lo escucha. Una se sorprende de que un mundo tan fantástico y raro viva a su alrededor.

Interesante.

Anónimo dijo...

Una se soprende, al oir esas raras e inconexas frases, de que un mundo tan fantastico pueda existir a sólo una persona de distancia.

Interesante

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin